lunes, 25 de abril de 2011

Franz Liszt: Rapsodia húngara No 2


Liszt tocando en la Academia de Canto de Berlín, donde obtuvo un éxito
sin precedentes en 1842
El affaire con Lola Montez
En 1842, Liszt fue nombrado maestro de capilla de Weimar pero ello no impidió que prosiguiera su brillante carrera de virtuoso ofreciendo conciertos por toda Europa. En febrero de 1844, el pianista de fama internacional visitó Dresde por enésima vez, siendo objeto de una recepción delirante, como era lo usual. Esto lo animó a realizar un viaje corto a Dessau, donde el destino le tenía preparada una sorpresa.
Lola Montez, la célebre bailarina "española" de origen irlandés, se encontraba en Dessau intentando darse a conocer como bailarina, o cortesana, o lo que fuera. A sus 26 años, el aura erótica que la rodeaba permitía eso y mucho más. Para Franz, verla y amarla fue todo uno.

Lola Montez (1818 - 1861)
El 25 de febrero Liszt regresó a Dresde y se trajo consigo a Lola. La habitación del hotel donde se alojaba se volvió mudo testigo de un encuentro apasionado. A la mañana siguiente, Franz se levantó temprano porque tenía que trabajar. Todavía le quedaba el compromiso de tres conciertos más en Dresde.

Esa noche, el maestro temió por su reputación. Antes de partir, según se cuenta, encerró a Lola con llave en la habitación y dejó una considerable suma de dinero para reparar los daños que la bailarina iba a provocar cuando se viera abandonada.
La noticia llegó a París y selló la ruptura definitiva con su fiel Marie.

Rapsodia húngara N° 2
Publicada en 1847, la Rapsodia Húngara N° 2 es la más famosa de las 19 rapsodias escritas por Franz Liszt sobre temas húngaros. Ofrece, sin lugar a dudas, una extraordinaria oportunidad para el lucimiento del intérprete, de quien exige gran habilidad y destreza. No sorprende, pues, la avalancha de damiselas que, habiéndola escuchado, quisieran abalanzarse sobre este ídolo de mediados del siglo XIX para saludarlo, abrazarlo y algo más, si se daban las cosas.

La versión es de Alfred Brendel. Es el "video" más serio que encontré, debido a lo ya señalado: la posibilidad del lucimiento. Brendel ofrece las pausas justas, la velocidad precisa, el balance correcto entre música y parafernalia.



Y no faltaba más. Recurro nuevamente a la insuperable vena cómica del maestro danés, Victor Borge, pianista, director de orquesta y comediante quien, con la Rapsodia Húngara N° 2 también intenta lucirse pero haciendo chistes.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

5 comentarios :

  1. Cuanto para decir de estos relatos, Sr. Dago...Asombrosa la vida de Liszt! me cuesta encontrar un parangón con algún ídolo actual, es más, me cuesta imaginar que sucedió realmente tal como sucede en nuestros días, damiselas absortas y arrojadas, enardecidas por un muchacho que hacía "covers" de Bach y Chopin, además de supremas creaciones propias. En cuanto a lo musical muy bello el Sospiro y la Rapsodia uno podría escucharla todo el día sin hastiarse. Me reí mucho con el Maestro Borge. Una vez más gracias por acercarnos este pasado que algunos inexplicablemente añoramos. Y disculpe lo extenso del comentario, pero quería contarle aquí que vi finalmente "Sinfonía de Primavera" y lamentablemente no me agradó demasiado. No es tanto por lo antigua de la filmación como por la falta de ilación, con cortes muy abruptos y falta de profundidad en el desarrollo de la emotividad que seguramente tuvo en la realidad. De todos modos muy agradecido que por obra de este hermoso espacio, haya podido apreciarla. Le envío un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. amigo: me encanta aprender contigo, tus comentarios además de divertidos son muy inteligentes

    ResponderEliminar
  3. A Marcelo: muchas gracias por tus comentarios, por extensos que sean, son bienvenidos. Lamentable lo de la película. Yo no la he visto y por lo antigua que es, supongo, hará gala de una cuota apreciable de sentimentalismos. Y a fin de cuentas, habrá que saludar que alguien haya decidido contar esa historia. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. A Anónimo:
    Que bueno que aprendas conmigo. Y creo que basta con que los encuentres divertidos. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Espectacular el duo chistoso, Dago querido.. Gracias por el blog, lo disfruto enormemente.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.