viernes, 1 de agosto de 2014

Haydn: Concierto para piano N° 11



Si algún entusiasta melómano amante de la obra de Joseph Haydn quisiera escuchar toda su música de manera continua, tendría que destinar para ello dos semanas con sus días y sus noches, pues el prolífico autor del oratorio La Creación produjo aproximadamente 340 horas de música a lo largo de toda su vida, más que Bach o Haendel, o que Mozart o Beethoven.

Franz Joseph Haydn (1732 - 1809)
Cierto es que el maestro austriaco no vivió poco, murió a los 77 años (más que dobló a Mozart), pero tal ingente producción quizá no hubiese sido posible sin su permanencia por cerca de treinta años al servicio de los príncipes de Esterházy, en el papel de sirviente con librea encargado de producir la música para la corte.
Pero no siempre fue así. Haydn, de adolescente, tuvo que procurarse ingresos de las más diversas maneras. Incluso, fue músico callejero, participando como cantante en serenatas ofrecidas a damas inalcanzables, antes de convertirse en el beneficiario más prominente del sistema de patronaje iniciado en el Renacimiento.

Ultimos años
El mecenazgo, tan pródigo, se acabó en 1790, cuando accedió a la corte un príncipe sordo que se desentendió de Haydn. El maestro, ampliamente conocido en toda Europa y considerado el más importante músico viviente, siguió componiendo, principalmente oratorios y misas, hasta 1803, cuando muy a su pesar debió suspender la tarea debido al debilitamiento propio de los años. Se recluyó en su casa de Viena, respondiendo a las numerosas invitaciones con un epígrafe tomado de una composición de 1796: "Todas mis fuerzas se han ido. Estoy viejo y cansado".

Concierto para piano en Re mayor
Doce conciertos para teclado escribió Haydn, cuatro de ellos publicados en vida del compositor. El segundo de ellos es el más popular, el concierto en Re mayor Hob. XVIII / 11 ("Hob", a veces solo "H", proviene de Anthony von Hoboken, creador del catálogo), publicado en Viena en 1784.
La versión es de L'Orchestra della Svizzera Italiana, dirigida por Frans Brüggen. Al piano, el destacado maestro austríaco Paul Badura-Skoda, atentísimo al director, como uno más de sus dirigidos.



Movimientos
Típicamente, son tres:
00:37  Vivace   Dos temas, presentados primero por la orquesta y luego por el solista. La sección de desarrollo se ocupa primordialmente del primer tema; la recapitulación cita brevemente el segundo.
08:54  Un poco adagio  Una melodía de largo aliento, seguida por un tema de notas repetidas.
15:05  Rondo all'Ungarese  Está construido a partir de una auténtica danza popular bosnia, llamada Siri Kolo, que el compositor presenta en el tema inicial, y que luego retomará en el clímax.

..........................................................................................................
Amigo visitante:
Si has disfrutado de la lectura y de la música que este blog ofrece libremente, puedes apoyar su mantención y continuidad de manera concreta mediante la compra online del relato "El atrevido amante de los silencios", primera entrega de la serie "Cuentos para músicos", de la que es autor el redactor de este blog.



Y si te gustó el artículo, usa estos botones para compartirlo en Facebook, o Twitter, o para recomendarlo en Google

4 comentarios :

  1. A diferencia de Mozart Haydn volcó su mayor fuerza creativa en las sinfonías y en los cuartetos para cuerdas pero a pesar de todo produjo en el género del concierto para solista y orquesta algunas obras apreciables como este concierto que he oído varias veces tocado tanto en piano como en clave.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Daniel: Gracias por tus comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Haydn solia decir cuando se le llevaba un concierto para recabar su opinion :"Toque el segundo movimiento.........quiero ver como se desenvuelve el alma".........y vaya que el alma de Haydn se desenvuelve maravillosamente aqui !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Guillermo: Claro, donde aparecerá "el alma" es en el movimiento lento, es decir, en aquel que no rezuma "virtuosismo". Razón tenía Haydn. Gracias, Guillermo por tu interesante aporte.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.