lunes, 6 de abril de 2015

Beethoven: Sinfonía N° 3 "Eroica"



Más de 200 años después de su publicación, la Tercera Sinfonía de Beethoven llamada "Eroica" se mantiene aún ligada a la leyenda de que habría sido compuesta en homenaje a Napoleón, cuya dedicatoria Beethoven borró al enterarse de que el oscuro oficial corso de pocos años atrás se había coronado emperador con el título de Napoleón I.
Pero a la leyenda no le faltan asideros pues aunque Beethoven finalmente dedicó la obra a su mecenas el príncipe Lobkowitz, la publicación de 1806 mantuvo el subtítulo "composta per festeggiare il sovvenire d'un gran Uomo", que Beethoven podría haber quitado si su malestar con el corso hubiese adquirido la magnitud que su pupilo Ferdinand Ries relata en sus memorias.

El relato de Ries
En mayo de 1804, terminada la obra pero no publicada, Ries se allegó a la casa de Beethoven con la noticia de la coronación de Napoleón. De acuerdo con Ries, Beethoven habría puesto el grito en el cielo, dirigiéndose a la mesa donde estaba el manuscrito para romperlo en mil pedazos exclamando que Bonaparte se había mostrado finalmente como lo que simplemente era: un ser humano común y corriente.
Es este relato, sin más testigo que ambos, el que originó la leyenda, tratada como tal por los estudiosos, a quienes, dada la existencia del subtítulo ya mencionado, no les ha quedado otra que asignar a la "celebración y recuerdo de un gran Hombre" (así con mayúsculas) un destinatario grandioso, como puede serlo la Humanidad, por ejemplo.

Joseph Franz von Lobkowitz
(1772 - 1816)
Otro "gran hombre"
Beethoven admiró en su tiempo a Napoleón, no cabe duda, tal como lo hicieron cientos de artistas y pensadores de la época. Que la auto-coronación de su héroe lo haya hecho dudar, también es posible. Pero no está de más agregar aquí un asunto de la vida concreta.
El príncipe Lobkowitz es uno de los mecenas que cuatro años después del estreno de la "Eroica" va a integrar el llamado "pacto de los tres príncipes", por el que Beethoven pasó a recibir una renta anual de alrededor de cuatro mil florines por permanecer en Viena, componiendo, y asistiendo a veladas de sus mecenas, donde, de paso, el maestro estrenaba sus obras.
Precisamente, la Sinfonía N°3, "Eroica", tendrá su estreno, en privado, en casa de Lobkowitz. Si el héroe ya había caído de su pedestal, a la mano había un príncipe con quien congraciarse con resultados concretos.

Sinfonía No 3 "Eroica"
Su ejecución en público se realizará al año siguiente, el 7 de abril de 1805, en el Theatre an der Wien, de Viena, con Beethoven en la dirección. La obra es la primera en que el maestro se aleja del patrón seguido por Haydn, adoptando un lenguaje más personal, que será característico del Beethoven posterior. Su extensa duración (alrededor de una hora si se ejecutan todas las repeticiones indicadas) y su intensidad expresiva, ambos rasgos inhabituales para los parámetros de principios del siglo XIX, acercan la composición a los nacientes postulados románticos, no obstante recoger la herencia, transformada, de Mozart, y también de Bach, a través del primero.

Movimientos
00       Allegro con brio
14:10  Marcia funebre. Adagio assai
30:55  Scherzo. Allegro vivace
36:17  Finale. Allegro molto

La versión es de la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar, dirigida por el maestro venezolano Gustavo Dudamel.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, compártelo en Facebook, o Twitter, o recomiéndalo en Google

2 comentarios :

  1. Estimado amigo Juan de Alemania:
    Muchas gracias. No se imagina lo sorprendido que estoy de saber que en su hermoso país (que visité hace poco) el blog no solo tiene lectores sino que además están interesados en el resto de la producción literaria de su autor. Mis saludos y agradecimientos más sinceros.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.