martes, 31 de mayo de 2016

Johann Strauss II: Cuentos de los bosques de Viena



Alrededor de 1860, a sus treinta y cinco años, Johann Strauss hijo vislumbró que el vals vienés, la afamada danza que por esos años cautivaba a los vieneses, podría lograr aceptación y reconocimiento ante una audiencia internacional. Si por añadidura lograba traspasar a esa nueva audiencia parte del espíritu y encanto de la tierra de donde procedía, tanto mejor. Con ello en mente, se afanó en la composición de una música que reflejara la magia y el hechizo de los bosques que rodeaban a la Viena imperial del siglo XIX.

Johann Strauss Jr. (1825 - 1899)
Y tuvo razón. El vals Geschichten aus dem Wienerwald es indiscutiblemente, después del insuperable Danubio Azul, uno de los valses de Johann Strauss Jr. más reconocidos en todo el mundo.
Es una pieza de concierto, indudablemente, y su versión completa dura alrededor de quince minutos aunque por lo común escuchamos versiones reducidas, de dispar resultado, al obviar el director a cargo las repeticiones o, incluso, uno o dos trozos completos. El director y compositor brasileño Fabio Costa es una excepción. Lo es también en un sentido más amplio pues acostumbra dirigir unas palabras a la audiencia en cada concierto.

La obra, compuesta en 1868 (un año después del Danubio...) contemplaba en su origen una parte virtuosa de cítara. Como hoy, al menos en el mundo occidental, no se encuentran "citaristas" o intérpretes de cítara a la vuelta de la esquina, se acostumbra reemplazarla por un cuarteto de violines, o un par de ellos si la orquesta no es muy grande. Es precisamente el caso de la versión que presentamos. Las secciones originalmente encargadas a la cítara corresponden aquí a los minutos 2:12 a 2:39, y 14:08 a 14:43. Y el vals propiamente tal comienza en el minuto 3:01.

Fabio Costa conduce la Orquesta Filarmónica de Minas Gerais.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Música alegre, amable y que no tiene nada que envidiar a la mejor música clásica. Vaya pedazo de compositor que fue Strauss II.
    Los comentarios ni que decir tiene que ayudan un montón a entender las obras mucho mejor.
    Muchas gracias al responsable de este magnífico blog.

    ResponderEliminar
  2. Alegre y amable, excelentes conceptos, Maya. Muchas gracias a ti por tan atento comentario. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.