viernes, 28 de octubre de 2016

Bedrich Smetana: "El Moldava"


"El Moldava" es el segundo de los seis poemas sinfónicos que integran el ciclo "Mi Patria", compuesto por el autor checo Bedrich Smetana casi al final de sus días, prácticamente retirado de la labor creadora debido a una sordera total. Comenzado el ciclo en 1874 y concluido en 1879, constituye la culminación del aporte nacionalista de su autor y, desde luego, es su grupo de obras más conocido en Occidente.


Nacido en el nordeste de Bohemia en 1824, Smetana dio su primer concierto de piano cuando tenía seis años. Ya adulto, logró gran reputación local como pianista, incursionando también en la composición aunque sus obras para piano no le reportaron una especial distinción. Sus mayores logros están presentes en su obra orquestal y, fundamentalmente, operística. Bedrich Smetana es el autor de la primera ópera propiamente bohemia ("Los Brandenburgueses en Bohemia"), con temática regional y cantada en checo cuando en la región solo se cantaba en alemán. Fue su primera incursión en el género, y también, su primer gran éxito, en su estreno de 1866.

Bedrich Smetana (1824 - 1884)
Trece años después, concluía el ciclo "Mi Patria". Pese a la sordera, Smetana continuó componiendo, y logró estrenar con éxito tres nuevas óperas, la última de ellas en 1882. A esa altura, el compositor estaba gravemente enfermo –aquejado de la sífilis causante de su sordera–, sufriendo pérdidas temporales de memoria y del habla. Poco después el daño cerebral era irreversible. En la primavera de 1884 fue internado en un asilo en Praga, donde murió el 12 de mayo de ese año. 

Vltava (El Moldava)
Vltava es el nombre checo de uno de los grandes ríos de Bohemia. La obra, estrenada en abril de 1875, evoca los sonidos del río a lo largo de su curso, desde su nacimiento –flauta sobre cuerdas en pizzicato– hasta los rápidos que hacen estallar el tema –violento tutti–, y el paso por Praga.
La pieza contiene la melodía más famosa de Smetana (1:11, primera aparición), una adaptación de La Mantovana, un tema atribuido a un tenor del renacimiento italiano, que también, en versión ad hoc, formó la base del himno nacional israelí.

Herbert von Karajan dirige la Filarmónica de Berlín, durante el tradicional Concierto de Año Nuevo, en Berlín, año 1983.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

2 comentarios :

  1. Antes pensaba que Beethoven había sido el único de los grandes compositores en quedarse sordo pero ahora se que hubo varios casos como los de Gabriel Fauré y el compositor al que le dedicaste esta entrada: Bedrich Smetana.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Daniel. Lo malo fue que a Beethoven la dolencia le comenzó muy temprano, como a los treinta años. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.