miércoles, 19 de octubre de 2016

Granados: "La maja y el ruiseñor"


Suite "Goyescas"
La maja y el ruiseñor es una de las seis piezas que conforman la suite "Goyescas", compuesta por Enrique Granados entre los años 1909 y 1911 en una suerte de homenaje al maestro Francisco de Goya, por cuya obra sentía gran admiración. Considerada su obra maestra, la suite lleva el subtítulo "Los majos enamorados" aludiendo a aquellos jóvenes y fornidos personajes, típicos del Madrid de los siglos XVII y XVIII que se caracterizaban por sus trajes vistosos y modales algo atrevidos, abundantemente retratados por el maestro español en el trazado de su obra.


Estrenos
La suite fue compuesta en dos partes, plasmadas en dos cuadernos entre los años 1909 y 1911, las que tuvieron su estreno separadamente. Las cuatro piezas pertenecientes al primer cuaderno se dieron a conocer en 1911 en el Palacio de la Música Catalana, de Barcelona, con el compositor al piano. Tres años más tarde, en 1914, Granados estrenó las dos piezas del segundo cuaderno en la Sala Pleyel de Paris, consiguiendo con ello su consagración mundial.

Enrique Granados (1867 - 1916)
Secciones
1. "Los requiebros"
2. "Coloquio en la reja"
3. "El fandango de candil"
4. "Quejas", ó "La maja y el ruiseñor"
5. "El amor y la muerte"
6. Epílogo: "Serenata del espectro"
[En las presentaciones es habitual agregar una séptima pieza, no perteneciente a la Suite, "El pelele", de 1914]

La maja y el ruiseñor
Es la pieza más popular de la suite, de un lirismo fascinante. Una muchacha le canta a su ruiseñor y este le responde a la manera de una rapsodia. Está dedicada a su esposa Amparo (señalemos, de paso, que cada una de las secciones tiene dedicatario).
Si al escucharla, la pieza te trae a la memoria, por momentos, un bolero, no debieras sorprenderte. La cantautora mexicana Consuelo Velásquez se basó en ella para crear la popular melodía Bésame mucho, de 1940.
La versión es del pianista español Alfredo Armero.

"Goyescas", la ópera
Tal fue el éxito de la suite en su estreno de 1914, que la República Francesa concedió a Granados la Legión de Honor, y la Ópera de París le encargó una ópera. Granados no se demoró mucho en construir la ópera con el material pianístico de la suite pero el inicio de la guerra impidió su estreno en París. Para mala fortuna del compositor (ya se verá por qué), el Met de Nueva York ofreció su sala. Por ello, el compositor estaba allá para su estreno en febrero de 1916, en medio de la guerra. Al regreso, un torpedo alemán impactó el barco en que Granados y su esposa cruzaban el Atlántico. Ambos murieron ahogados.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.