viernes, 10 de mayo de 2013

Rossini: El Barbero de Sevilla - Obertura



Cuando en 1816 el compositor italiano Giovanni Paisiello se enteró de que en el teatro Argentina, de Roma, estaba a punto de estrenarse una ópera que llevaba por título Almaviva, o la inútil precaución, no tuvo empacho en reunir a su cohorte de adherentes y acudir en masa al estreno de la obra con el objeto único y expreso de provocar desmanes y convertir la première en un fracaso del que su autor, Gioacchino Rossini, no podría recuperarse jamás.

Lo cierto es que a Paisiello no le faltaban razones para comportarse de ese modo. Hacía casi cuarenta años, había estrenado una ópera basada también, como la de Rossini, en un libreto surgido de la comedia de Beaumarchais, El Barbero de Sevilla. La obra había tenido gran aceptación en su tiempo, de modo que Paisiello consideró una afrenta personal que el joven Rossini, autor de "obras musulmanas", se atreviera a componer una nueva versión de la ópera que lo había hecho famoso, aun cuando la presentara con otro título.

Gioacchino Rossini
(1792 - 1868)
Y la primera representación, el 20 de febrero de 1816, no hizo más que facilitar las cosas para provocar la trifulca. El estreno estuvo lleno de errores y equivocaciones que provocaron las burlas y pifias del público, sumándose sin quererlo a los ánimos revoltosos de los partidarios de Paisiello. Se cuenta, incluso, que en un determinado momento, hasta un gato se subió al escenario.
Sin embargo, es probable que Paisiello y su séquito hayan sido los principales responsables del fracaso, pues la segunda representación, a los pocos días, cosechó un gran éxito, y así ha continuado hasta hoy, al punto de que El Barbero exhibe en nuestros días el galardón de ser la ópera más representada en todo el mundo.

La obra fue compuesta en tres semanas, obligando a Rossini a echar mano no sólo de arias de otras óperas. La obertura que aquí se presenta tomó prestada, con algunos cambios de orquestación, la obertura de una ópera anterior, Aureliano en Palmira, que no había sido bien recibida en su tiempo. Rossini, con toda la razón del mundo, consideró que la obertura era de tal calidad que no podía quedar atada a una obra menor. Había que reestrenarla.

La versión es de la Tonküntler Orchestra, con ocasión de la gala del festival anual, en la ciudad de Grafenegg, Austria, año 2012. En la dirección, el maestro colombiano Andrés Orozco-Estrada. Se recomienda su disfrute a pantalla completa, con audífonos o parlantes.



Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradecemos si lo compartes, o más sencillamente, lo recomiendas en Google con un cómodo clic

4 comentarios :

  1. sensacional la orquesta y la interpretacion de la
    obra

    ResponderEliminar
  2. Una de las oberturas más famosas y populares de la historia de la música. La música del gran Rossini es pura vitalidad y pura alegría.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Maya: Yo creo que sencillamente ES la más famosa y popular. Viva Rossini. Gracias por tu comentario, Maya. Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.