martes, 7 de junio de 2016

A. Berg: Suite Lírica - Andante amoroso



El compositor austriaco Alban Maria Johannes Berg, junto a sus colegas Schoenberg y Webern, conforman el célebre triunvirato de la Segunda Escuela de Viena, uno de los movimientos más importantes en la evolución de la música occidental del siglo XX, cuyos aportes constituyeron un impacto renovador en el arte de combinar sonidos, con el abandono de la tonalidad, luego la adopción de la técnica dodecafónica y más tarde el serialismo, aporte este último principalmente de Webern.

Alban Berg se integró a la futura trinidad de compositores en 1904, a sus diecinueve años, cuando Schoenberg lo aceptó como alumno después de conocer una serie de canciones compuestas por Alban. Nacido en Viena en el seno de una familia acomodada de origen alemán, el joven Berg se desempeñaba por esos años como funcionario de la administración del imperio, y la música constituía para él poco más que una afición seria. Pero quiso el destino que la madre de Alban recibiera en herencia una fortuna no desdeñable. El futuro compositor lo abandonó todo y se dedicó por completo a la música.

Alban Berg (1885 - 1935) retratado por su maestro
Arnold Schoenberg (detalle)
Bajo la tutela de Schoenberg, compuso Berg sus primeras obras entre 1907 y 1910. Al año siguiente se casó, aunque su suegro nunca viera en él al esposo ideal para su hija. Tenía sus razones, claramente de clase: la inseguridad económica del novio y la poca respetabilidad de su familia (la hermana de Berg era lesbiana).
Pero a partir del estreno en 1925 de la ópera Wossek, su obra cumbre, Berg se convirtió en una figura reconocida al tiempo que autor polémico. Su situación económica también mejoró y pudo entonces dedicarse a componer con holgura. Ese año y el siguiente vivió el autor uno de sus periodos más placenteros, incluido un pasajero affaire extramatrimonial que, según algunos eruditos, está presente en el trasfondo de una de sus obras más seductoras y misteriosas, la Suite lírica para cuarteto de cuerdas, compuesta entre 1925 y 1926, y donde por primera vez el autor empleó el sistema de doce tonos creado por su maestro.

Amén de un enigmático cifrado usando la notación alemana para sellar sus iniciales y las de la amada fugaz en la partitura, es la denominación de las seis secciones de la suite lo que ha hecho cristalizar en la visión de los estudiosos la idea de la historia amorosa que se ocultaría tras ella. A cada indicación de tempo, Berg añadió un adjetivo de resonancias "románticas" que, vistos en conjunto, ilustran la trama obligada de un entusiasmo amoroso típico desde que el mundo es mundo. Son sus secciones:
Allegretto gioviale – Andante amoroso – Allegro misterioso – Adagio appasionato – Presto delirando-tenebroso – Largo desolato.

El movimiento más sensual e íntimo, si bien de atmósfera algo caprichosa, es el Andante amoroso. Se presenta aquí en versión del afamado cuarteto Alban Berg, agrupación nacida en Viena en 1970, y disuelta en 2008 luego de la muerte de uno de sus más destacados miembros en 2005.


Amigo visitante:
Si te gustó el artículo, mucho te agradeceremos si lo compartes en Facebook, o Twitter, o lo recomiendas en Google

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus impresiones, por sencillas que sean. Tu opinión nos interesa a todos.